SATSE mejora sus resultados en las elecciones del SES

05 diciembre 2018

El Sindicato de Enfermería asegura que el respaldo obtenido le permitirá reclamar con más fuerza ante la administración que las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas mejoren sus condiciones laborales y profesionales y, de esta forma, los ciudadanos reciban una atención sanitaria de calidad.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha mejorado sus resultados en las elecciones celebradas en el SES, logrando un total de 36 delegados, lo que la sitúa como la primera fuerza sindical profesional del SES.

Tras conocerse los resultados, SATSE ha querido expresar su agradecimiento a todos los enfermeros, enfermeras y fisioterapeutas que han confiado en la organización, destacando que su apoyo supone un nuevo impulso para continuar defendiendo, con más ahínco si cabe, a la profesión.

El aumento de las plantillas de enfermería y fisioterapia constituye la principal prioridad de SATSE y, por ello, reforzará su acción sindical a partir de los próximos meses para lograr que SES acabe, de una vez por todas, con la actual situación.

Asimismo, SATSE pondrá todo su empeño para lograr la recuperación de todos los derechos laborales perdidos en los años de crisis, entre ellos, y especialmente la jornada semanal de 35 horas y la carrera profesional en 2019. Además, tiene como objetivos la creación de un itinerario laboral que permita la mejora progresiva de las condiciones de trabajo, el acceso voluntario a la jubilación parcial y anticipada sin pérdida económica, la clasificación profesional de enfermeras y fisioterapeutas en el Grupo A sin distinciones y lograr el desarrollo e implantación efectiva de las Especialidades de Enfermería.

De igual manera, desde el Sindicato de Enfermería se impulsará el papel de la Atención Primaria en el sistema sanitario; y se exigirá la implantación progresiva de la figura de la enfermera escolar, con adscripción al centro de salud pero con dedicación exclusiva en el centro escolar de referencia.

También se promoverá la implementación de entornos laborales seguros que preserven la salud de los profesionales, con mayores medidas de protección en bioseguridad y de las profesionales embarazadas o en periodo de lactancia, el control del manejo de medicamentos peligrosos y la aprobación de una ley que articule la prevención y el abordaje contra las agresiones a los profesionales para el conjunto del Estado.