SATSE, con la mujer: “Sin igualdad, no hay progreso, no hay futuro”

08 marzo 2018

El Sindicato de Enfermería reclama acabar, de una vez por todas, con los obstáculos que impiden a una mujer su promoción profesional a puestos de responsabilidad y dirección si así lo desea.

SATSE exige la puesta en marcha de políticas y medidas eficaces que fomenten y sensibilicen en materia de corresponsabilidad y conciliación de la vida laboral, personal y familiar.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha vuelto a mostrar, con motivo del Día Internacional de la Mujer, su claro compromiso con la mujer y la defensa de sus derechos, reclamado a todas las administraciones públicas y empresas sanitarias privadas que desarrollen políticas y estrategias eficaces encaminadas a mejorar la empleabilidad y permanencia en el empleo de las mujeres, así como su promoción profesional a puestos de responsabilidad. El Día Internacional de la Mujer es fundamental para dar visibilidad a las discriminaciones que sufren las mujeres en el ámbito laboral.

SATSE demanda el fin de todas las formas de discriminación contra las mujeres en la sociedad, subrayando la necesidad de mejorar la empleabilidad y permanencia en el empleo de las mujeres, así como su promoción profesional a puestos de responsabilidad y dirección. Son muchos aún los obstáculos que limitan a una mujer a poder ocupar determinados puestos relevantes por el mero hecho de serlo, y no podemos seguir perpetuando estas injusticias.

Otro grave problema al que se enfrentan muchas profesionales, y muy especialmente las de Enfermería y Fisioterapia, es la imposibilidad de poder conciliar de manera adecuada el trabajo con sus responsabilidades familiares. Consideramos imprescindible la puesta en marcha de políticas y medidas que fomenten y sensibilicen en materia de corresponsabilidad y conciliación de la vida laboral, personal y familiar.

El Sindicato de Enfermería mantiene una reivindicación constante en materias como derechos de las embarazadas, violencia de género y agresiones, imagen sexista y reconocimiento profesional de la labor de la Enfermería, conciliación laboral, personal y familiar, o seguridad y salud en el trabajo, entre otras.

Recordamos que el colectivo enfermero español está compuesto en más de un 85 por ciento por mujeres, de ahí su especial interés porque su participación, en igualdad con los hombres, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como personas, sea una realidad efectiva, y no bonitos titulares en los medios de comunicación.